Una reflexión sobre «El poema al amor más hermoso»

«¡Cuántas cosas me has dejado en el alma, vida mía!». Así inicia «El poema al amor más hermoso», una composición que ha sido incluida en Nuestro amor bajo la lluvia. Cuando uno de mis queridos lectores leyó estos versos, me dijo: «¡Qué lectura tan exquisita se produce gracias a esta maravilla!»; y después de prodigarse en elogios, añadió: «Yo la llamaría “Oda al amor más hermoso”». No estoy seguro de que sea un poema tan grandioso como él afirma, pero sí sé que es precisamente eso: una oda al amor eterno, hermoso y profundo.

Pero no todas las personas conocen el tipo de amor del que hablo allí.

Algunos suelen sentir más afecto por seres queridos que han muerto que por los que aún están vivos. Así que, con eso presente, creé estos versos de amor que no abandonan ciertos tintes de congoja al pensar en el tema de la muerte. Quise dejar claro que las personas que se aman de verdad se dicen las cosas en vida, cuando es hora de decirlo —¡gritarlo, si es posible!—. No creo que alguien deba esperar que el amor se esfume para comenzar a reflexionar en cuán incapaces fuimos de demostrar sinceridad y en cuántas cosas quedaron en un rincón para un «después» imposible. De hecho, esto también queda claro en el apéndice de la obra, titulado «Recuerdo de un amor imposible».

Supongo que a muchos nos hace falta ser y aprender a ser más abiertos de sentimiento, más sensibles de corazón. No. Más que eso: ser honestos y espontáneos en todo momento. El humano tiene la capacidad de ser un verdadero dibujante de emociones amorosas. Las palabras de amor son alicientes del espíritu. Hasta las relaciones más extraviadas en el tiempo se pueden reparar con buenos métodos y palabras. La palabra puede partir una roca; ¡y vaya que hay formas de modificar rocas! Algunos las pulverizan, mientras que otros las tallan y las convierten en maravillas del mundo. Igualmente trabajan las palabras. Destruyen o labran, derruyen o edifican, pulverizan o solidifican.

«El poema al amor más hermoso» es solo una variante de una receta maravillosa: la receta del romance. «¿Y cómo se come eso?», preguntará alguien. Con amor, con sensibilidad, con besos, con abrazos, con notas y mensajes de texto llenos de atenciones exclusivas, sí, porque el amor es exclusivo. Lo dice Perales: «una fruta para dos», «un paraguas para dos».

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

Comparte este artículo con tus amigos

5 comentarios en “Una reflexión sobre «El poema al amor más hermoso»”

  1. Marilyn Ingelbert Kameko

    English: Helpful info. Lucky me I discovered your site accidentally, and I am shocked why this accident did not happened earlier! I bookmarked it.

    Español: Información útil. Por suerte, descubrí su sitio por accidente y me sorprende que este accidente no haya ocurrido antes. Lo marqué como favorito.

  2. English: Fuck yeah, dude. Congrats on finding the right job. Good stuff.

    Español: Joder, sí, amigo. Felicitaciones por encontrar el trabajo adecuado. Buen material.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *