Escritores que no aman ni el lenguaje ni la literatura

Artículo 3 («1428»). He aquí, Querido Lector, una nueva entrega de la sección para los días 14 y 28 de cada mes (de ahí su nombre). Pretendo redactar artículos breves pero interesantes mediante los que pueda compartir mi opinión sobre distintos temas. Al contrario de los «Lunes de recomendaciones», aquí no pretendo reseñar ninguna obra ni ningún trabajo en particular.

Ahora, habiendo aclarado lo anterior, hablemos. Hablemos del amor por el lenguaje y por la literatura.

Hay millones de autores en el mundo que no sienten ni un ápice de amor por el lenguaje. Creen que escribir es un acto sin licencia que lo puede realizar cualquiera, y aunque en términos estrictos esto es cierto —pues a escribir se aprende leyendo y escribiendo; no hay otro método—, también lo es que no cualquiera hace literatura, tal vez incluyéndome, claro está.

Vi un video en YouTube en el que cierta autora —no diré el nombre, como es obvio— dijo que ‘jamás se leería el Quijote’. Y no es que con ello haya cometido un pecado imperdonable ni que no leer a Cervantes sea uno de los síntomas del mal escritor, pero fue con tanto desprecio y aversión que lo dijo, al menos a mi parecer, que me nació la pregunta: ¿será que no tiene el más mínimo amor por la literatura clásica, esa que tan buena base nos ha dejado a quienes hoy luchamos por escribir decentemente? No me compete a mí juzgar a la chica, ni a ella ni a sus libros (porque ella escribe; no sé si te dije). Lo que quiero destacar es que, tal vez, y solo tal vez, haya una masa de escribidores que no sienten la responsabilidad de beber de las aguas ricas de la buena, de la buena literatura. Y es que con ella se aprende muchísimo no solo de lo que hay que hacer, sino de lo que no. A los conocedores también se les vendrá la mente el ejemplo de Cervantes; yo sé por qué lo digo.

No pienses, por favor, que un mínimo interés por el lenguaje te hará menos natural a la hora de escribir. No pienses que conocer mejor las reglas gramaticales, el arte de escribir poesía o novela, la ortografía, la semántica, etc., te hará un escritor menos diestro. La disciplina no pone en riesgo la calidad, ¿quién ha dicho eso? Al contrario. Lo que haces por el bien de tu instrucción como escritor novel tiene una seria consecuencia sobre lo que vas poniendo sobre el papel. Yo mismo lo he experimentado.

Y en esto no hay atajos. Pero no hablaré de eso en este artículo, aunque prometo hacerlo en algunos futuros. Solo deseo dejarte en mente una cosa, una idea sencilla: el amor por tu escritura debe ir íntimamente ligado a tu estudio de la técnica, a tu estudio del lenguaje y a tu esfuerzo por ser más versado.

1 comentario en “Escritores que no aman ni el lenguaje ni la literatura”

  1. Bedava Transformice Hesap

    Excelente artículo. Me ha encantado tu forma de presentarlo, y puedo decir que estoy de acuerdo contigo. Un saludo. Espero volver a leerte pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *