Reseña | Después, de Stephen King

No puedo afirmar que leí Después —la última novela de Stephen King— en exclusiva. Me llegó justo en la fecha de lanzamiento en Colombia: 10 de junio de 2021. Lo que sí puedo afirmar es que me lo leí casi de un tirón, en apenas dos días (10 y 11 de junio). Lo habría terminado antes de no ser porque siempre dedico tiempo al estudio de la obra; mi ejemplar está subrayado, marcado…, he escrito en los márgenes algunas cosas interesantes que me han parecido referencias a otras obras de King.

Desde que me enteré que King lanzaría dos novelas nuevas este año, comencé a contar los días. Después fue publicado en inglés el 2 de marzo de 2021 por la editorial Hard Case Crime, misma que publicó hace algunos años Colorado Kid y Joyland. En español, Plaza & Janés se hizo con los derechos de publicación y fabricó una edición preciosa de 248 páginas. Yo alcancé a comprarme la edición de pasta blanda. Está bien, pues mi propósito ha sido leerla, disfrutarla y estudiarla lo mejor que he podido.

Como es una obra tan nueva y tan corta, no puedo decir mucho de ella sin que se me salga un espóiler. No obstante, es imposible no sentir una emoción tan grande al recordar que King nos trae aquí una fuerte —¡qué decir fuerte: fortísima!— conexión con otro de sus grandes clásicos. Tienes que leerla.

SINOPSIS

El chico que nos cuenta la historia —el protagonista, Jamie Conklin—, nos hará un recorrido a través de los primeros años de su infancia y adolescencia. Es increíble que un jovencito de su edad tenga una capacidad tan sobrenatural como Carrietta «Carrie» White, Daniel Torrance y los chicos de El instituto, pues el precio que debe pagar por ello será muy alto. Tendrá que vivir condenado a que otros abusen de su poder, y correrá con las consecuencias. Estas últimas, tan sobrenaturales como el mismísimo poder.

No tardarás mucho en darte cuenta qué poder es. En las primeras 20 páginas te quedará bastante claro. El asunto aquí está en que Stephen King nos habla de la bendición que es no contar con poderes de esa clase, sobre todo porque es un peligro en medio de la sociedad egoísta y aprovechada en la que vivimos. Es una suerte, digámoslo así, ser «normalitos»; no deberíamos intentar cambiarlo, sobre todo para poner en riesgo nuestra estabilidad.

Jamie no tiene padre; su madre nunca ha querido hablarle de ello. Después sabrás por qué. El mismo chico, que estará hablándote desde su después, te narrará de manera entretenida y con poco relleno toda la odisea de su primera etapa juvenil.

Conoceremos, además, otros personajes. King nos presentará los esenciales, los que de veras cumplirán una función dentro de la novela; a cada uno de ellos, los usará para llegar a sucesos importantes y hacer una trama circular, perfecta, apretada y satisfactoria. Conoceremos a Tia, Liz, el profesor Burkett…, sabremos un poco sobre Regis Thomas, el tío Harry y un par de criminales muy peligrosos —Kenneth «Tambor» Therriault y Donald Marsden, alias Donnie Bigs—. Será todo un descubrimiento.

¿Sobre el final? Sí, ya sé que de King algunos no esperan cosas buenas en lo que a los finales se refiere, pero este está bastante bien, créeme. El final es abierto y da mucho para escribir después; eso es algo que debería alegrarnos a los lectores de King, pues significa que el maestro tiene todavía muchísimo que relatarnos acerca de su gigantesco «sistema solar de imaginación».

Lo demás que podrías saber sobre esta breve novela, lo tienes en la contraportada del libro, bien condensadito.

¿«DEUDORA DEL GRAN CLÁSICO DEL AUTOR»?

¿Es verdad lo que dice la sinopsis del libro en la edición de Plaza & Janés? También lo dice la sinopsis de la edición de Hard Case Crime. Y la respuesta es sí. Así que he ahí una razón más para comprártelo esta misma semana y leértelo.

OPINIONES PERSONALES

En los anteriores apartados ya he colado algunas opiniones personales. Debo recalcar que esta reseña no es, de ninguna manera, la de un crítico literario. Apenas soy un lector-escritor que intenta dar lo mejor de sí y disfrutar de las obras que lee no solo para su crecimiento en la literatura, sino para viajar a esos mundos que los escritores son capaces de fabricar.

Dicho lo anterior, me sirvo para comentar lo que me ha gustado y lo que no.

Aspectos positivos. La novela es ágil, se lee con mucha soltura. Hasta un pequeño de doce o trece años tendrá suficiente comprensión lectora como para disfrutarla. Carece de ese llamado «relleno» que tanto se le achaca a Stephen King. Las escenas se suceden con suavidad y no hay demasiados saltos en el tiempo. Los únicos saltos que podríamos encontrarnos están marcados por la palabra que da título a la obra: después. Me encantó que el autor usara esa palabra como un «señuelo», por decirlo de alguna forma.

Las escenas o capítulos, marcados con números del 1 al 69, tienen cada una su propósito dentro de la novela: algunas nos informan sobre el poder de Jamie, otras nos narran acontecimientos que inciden con la trama principal o ilustran los puntos primordiales, otras nos remontan a cosas que ya hemos leído anteriormente en las primeras páginas —para ayudarnos a ir sacando conclusiones— y la mayoría está escrita de tal manera que nos quedemos con ganas de saber más. Ese es el propósito, ¿verdad?

Me encantó la forma en que King trabajó sus personajes: siempre tan reales, tan únicos, tan distintos unos de otros; es imposible confundirlos entre ellos… Casi podría decir que salen sobrando las atribuciones de diálogo, las que van después de las rayas, normalmente precedidas por la palabra «dijo».

«Después es Stephen King en estado puro». Tenía razón la sinopsis.

La trama no es compleja, pero tiene golpetazos que te dejan temblando un rato y con la sensación de que nada puede ir a peor. Es entonces cuando King te sonríe desde las páginas y te dice «No me retes». En efecto, todo puede ir a peor y el escritor no tarda en hacértelo saber. Inteligente, intuitivo, sardónico y visceral… Es Stephen King estrujándote los nervios en una «historia de terror».

Como dije, cada personaje tiene una función importante dentro de la novela, así que no nos iremos sin que lo sepamos. Toma en cuenta que hay cosas que Jamie dice en las primeras páginas que tendrán su repercusión en las últimas, así que presta mucha atención. King, como excelente escritor que es, marca ciertos detalles con las palabras «ya llegaremos a eso» o similares. Son palabras que debes recordar y no poder de vista. Es una novela muy guiadora; por eso afirmo que podría leerla un chico adolescente y disfrutarla tanto como un adulto de mi edad o alguien que pasa de los cuarenta. Dicho en cristiano: es una novela para todas las edades… ¡Eso sí!: no apta para nerviosos.

Aspectos negativos. King no es perfecto, como ningún escritor —ni siquiera los que escribieron la Biblia—, así que no deberíamos sorprendernos al leer comentarios de gente que lo desdeñan. Esto no lo digo porque Después tenga aspectos negativos (o yo no he encontrado ninguno, por lo menos). Es una novela que aprovecha bien el número de páginas y te causa asombro. Solo puedo aludir a dos cositas que casi no aproveché. 1) La brevedad. Está tan buena que no quieres que se te acabe tan pronto. Quieres seguir leyendo, seguir leyendo, seguir descubriendo más… Quieres saber si estará la Torre Oscura o el Rey Carmesí o…, no sé…, todo lo bueno que se le pueda pedir a King. Pero no. La novela se te va de las manos en menos de dos días, si la lees tan asiduamente como yo. 2) El elemento sobrenatural. Está currado, no lo niego; es interesante, imaginativo y nos hace pensar en cómo sería el mundo si las cosas funcionaran de ese modo. Sin embargo, no me pareció del todo esencial para que la novela fuera excelente. La trama detectivesca fue lo mejor para mí y fue lo que más disfruté. Si hubiera descubierto un Jamie Conklin tan normal como… Charles Decker, el protagonista de Rabia, igual me hubiese mantenido asido a la historia. Tiene un desarrollo genial. Ello me ha hecho suponer que disfrutaré muchísimo la Trilogía de Bill Hodges. Dime en los comentarios si estoy en lo cierto o no.

CONEXIONES Y REFERENCIAS

¿Encontramos conexiones con otras novelas de King dentro de este libro? No sería una novela suya en el caso contrario. Tiene que haber conexiones; a sus lectores constantes nos fascina encontrarlas.

Yo he hallado algunas, pero me encantaría que en los comentarios me dejaras saber si tú has hallado otras, pues yo no he leído todo lo que King ha publicado en español. Solo permíteme aclarar dos cosillas: primero, que los números de páginas que señalo a continuación corresponden a los de la edición en Plaza & Janés, y, segundo, que no es lo mismo una conexión que una referencia o mención.

El apellido Burkett puede recordarnos a Raymond Burkett, de quien se habla en «Premium Harmony», un cuento de El bazar de los malos sueños.

El número 19. En mi reseña sobre El bazar de los malos sueños, mencioné que este número es de importancia en la ficción de King. Parece que anuncia peligro, que la persona que lo lleva o lo invoca pertenece al Kingverso, o algo así (no lo tengo del todo claro porque aún no he completado el ciclo de libros de La Torre Oscura). En Después encontramos varios diecinueves: «Colocó diecinueve bombas», «—Diecinueve —exclamó Liz» (pág. 93); «Diecinueve explosiones entre 1996 y 2009» (pág. 94).

Cadena perpetua. Encontramos una mención a esta película en la página 102 de la novela. Cadena perpetua se basa en una novela corta de Stephen King, «Rita Hayworth y la redención de Shawshank», publicada en inglés junto con otras tres novelas en un volumen titulado Different Seasons (1982) y en español, en el primer volumen de Las cuatro estaciones.

El visitante. No he leído esta novela, pero me parece que en la página 171 de Después hay una mención a esta otra: «Creo que en la literatura ese tipo de entidades se llaman “intrusos” o “visitantes”». Dentro del contexto, puede resultar lógico establecer, por lo menos, una ligera conexión.

El universo de la Torre Oscura. Sabemos que en el universo ficticio de King hay muchos monstruos. En la misma página 171 leemos: «Esa cosa proviene de fuera del universo. Allí existen horrores que ningún hombre es capaz de concebir». Palabras más o palabras menos encontramos en It (Eso) y La Torre Oscura, la saga.

El juego de Gerald. No puedo decir que hay una conexión entre Después y esta otra novela, pero lo que dicen las páginas 206 y 207 las puso a ambas en contraposición, quizá por el cierto parecido en la escena.

Mientras escribo. Parece que en el mundo de Después existe Stephen King —quizá estemos hablando de nuestra realidad—, pues Jamie dice: «Los libros son la magia más portátil que existe. Lo leí en algún sitio». ¡Por supuesto! Yo también lo he leído: lo dijo Stephen King en su obra de no ficción Mientras escribo.

CALIFICACIÓN

La obra me ha encantado. Su conexión con el otro clásico de King me ha dejado anonadado y complacido… Creo que se nota que ha llegado a la puntuación de 5/5 estrellas. Se las merece. La he declarado mi cuarta novela favorita de King. Como dije, la brevedad hace que no supere a otras que me han fascinado más o igual que esta, pero tampoco es desdeñable su posición. Pocas novelas he leído que se merezcan las cinco estrellas, y que esta lo logre con tan pocas páginas es toda una novedad.

Quiero que, cuando leas Después, vuelvas y me cuentes qué te pareció. Me encantaría saber no solo tus opiniones sino tus discrepancias y tus puntos de vista.

Cuéntame: ¿Qué es lo que más te ha gustado de Después? ¿Crees que es una buena novela de King?

3 comentarios en “Reseña | <i>Después</i>, de Stephen King”

  1. Daniel, he leído con atención tu reseña y creo que no te equivocas…la saga de mr Mercedes te va a encantar. Espero la siguiente y aprecio el trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *